Success story

CENTRAL TUBE & BAR


Situación inicial

Central Tube & Bar es una empresa creada con el objetivo de comercializar tubos y barras metálicas. En 1996 comenzó su actividad en un pequeño garaje, con una sierra de cinta, y solo un gran cliente, Navistar, que fabrica autobuses escolares. Hoy en día posee dos plantas de producción, una en Conway, Arkansas, y otra en Tulsa, Oklaoma, y está a punto de abrir una tercera en Texas.

Impactante

Tener que competir en un mercado en el que operan empresas muy grandes, que comercializan tubos con almacenes muy superiores, convenció a Dustin Ward, dueño de Central Tube & Bar, que no bastaba con vender el material, también tendía que añadir valor a sus productos, introduciendo mecanizados ya realizados, para aumentar los márgenes. Así que, en 2006, en vez de comprar una sierra, invirtió en el sistema LT722D.

La solución

Central Tube & Bar ha apostado por la tecnología y la automatización para competir en el mercado global, garantizando plazos de entrega más rápidos y reducidísimos índices de piezas no conformes (en torno al 1%).
La primera máquina que compró fue la LT722D: un sistema que gracias a la velocidad de corte redujo el tiempo de mecanizado en un 60-70% y, con ello, los costes. Con la LT722D se carga el cargador y las piezas mecanizadas salen de la máquina sin necesidad de ulteriores operaciones de mecanizado ni tiempos para la preparación de las herramientas. Una pieza que antes se fabricaba utilizando varias máquinas y tardaba 45 minutos, ahora sale acabado de la LT722D en 4 minutos.
Después de la LT722D, llegó un sistema de doblado E-TURN40 muy flexible: se utilizó primero en Tulsa para fabricar los asientos de los autobuses escolares, y luego se llevó a Conway para mobiliario escolar, camas y muchas otras cosas. El sistema E-TURN tiene dos puntos de fuerza: el sistema de carga y el movimiento completamente eléctrico, que garantizan una perfecta repetibilidad. Dadas las tolerancias extremas indicadas por el sistema GD&T (Geometric Dimensioning & Tolerancing) para el sector de la automoción, no se podría trabajar con una dobladora normal.
Por último, para cortar los tubos de mayores dimensiones, se optó por el sistema láser LT8: de esta manera, la empresa consiguió diferenciar las máquinas en función de los mercados, identificando la máquina más adecuada para cada pieza.
Todos estos cambios en la producción también requerían un cambio en la mano de obra, que necesitaba formación para utilizar estas nuevas herramientas. BLM GROUP ha impartido cursos específicos para capacitar al personal directamente en la sede Wixom.

 

Las ventajas

La inversión inicial en la máquina se recupera rápidamente gracias a la velocidad de fabricación, la fiabilidad, la repetibilidad y la facilidad de uso. Esto garantiza plazos de entrega más rápidos, bajos índices de piezas descartadas y costes reducidos. El ahorro deriva de varios factores: el aumento de la velocidad, y también de la precisión que reduce el índice de piezas no conformes, el coste del trabajo y el personal que realiza trabajos repetitivos. La alta calidad del servicio de ventas y de posventa completan la oferta.

Aspectos técnicos

La tecnología completamente eléctrica de E-TURN garantiza una alta tolerancia, precisión y facilidad de cambio de producción, en poco tiempo. La versatilidad y la flexibilidad del láser permite mecanizar incluso piezas complejas de forma eficiente, limpia y con resultados de alta calidad.